Si la FED fuese pescadilla ya se estaría mordiendo la cola.

Desde la corrección que tuvimos a primeros de febrero en la renta variable no son (mejor dicho, somos) pocos los que intentan buscar el fin de este periodo alcista en el que llevamos varios años. Que si ciclos de Kitchin, que si final de una onda 3 de Elliot, que si aplanamiento de la curva de tipos, que si burbujas FAANGtasmagóricas… todo esto aderezado por las salidas de tono del Sr Trump, que cada vez que abre la boca sube el pan: crisis nuclear con Corea del Norte, guerras comerciales con todo aquel que se le ponga por delante,  sus odas a la seguridad nacional… . Por no hablar ya de la inestabilidad política en la UE o el «bache» que están atravesando los países emergentes. Pero lo que si es cierto, es que nos encontramos en el segundo ciclo alcista más largo ( si nos atenemos a la evolución de la renta variable estadounidense) que se recuerda desde la segunda guerra mundial, y poco le queda para batir al primero. Los ciclos, ciclos son, empiezan y terminan, pero nunca permanecen eternamente.  Si metemos todo esto en una cocktelera no sería de extrañar que el resultado fuese explosivo, o cuando menos inquietante.

Está en boca de muchos economistas la previsión de una nueva recesión allá por el año 2020, que aunque lo veamos lejano, no deja de estar a la vuelta de la esquina. Es curioso, que en las tertulias de media mañana con el cafelito y el pitufo, nos sale el economista que todos llevamos dentro y nos es muy fácil afirmar que ante una nueva situación de crisis, estaremos mejor preparados, las mentes pensantes ya han tomado buena nota. Pero ¿hasta que punto esto puede ser cierto?

Si hablamos de la UE, el BCE aun sigue aplicando la QE, eso si con previsión de liquidarla en septiembre. Esto daría para otro post, puesto que con lo que está cayendo en Europa (Italia, España) no se si lo más recomendable es endurecer la política monetaria en estos momentos de, llamemoslo así ya que está de moda, volatilidad. Mientras la FED  parece que puede tener alguna herramienta para hacer algo, el BCE tendrá que inventarse otra cosa , ya que en estos momentos se encuentra en una situación en la que no tiene argumentos para hacer nada. Y ya se empieza a descontar con altas probabilidades la subida de tipos a partir del segundo semestre del 2019, me pregunto si no iremos tarde.

En ese sentido, como decimos, la FED nos lleva algo de delantera, ya que lleva meses aplicando una política monetaria más restrictiva, con continuas subidas de tipos y aligerando, de forma pausada, eso si, su balance.

Precisamente, leíamos un artículo de James Rickards sobre la capacidad que tiene la reserva federal para sacar la economía de EEUU de una recesión:

https://dailyreckoning.com/recession-coming-fed-cant-stop/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+dailyreckoning+%28The+Daily+Reckoning%29

según explicaba, la FED necesita recortar la tasa de interés entre un 3 y un 5% para reactivar la economía. Si en estos momentos las tasas están en un 1,75%, nos encontramos con que no tiene margen de maniobra, a no ser que meta a los tipos en terreno negativo, y visto lo visto en Japón y más recientemente en la zona euro, esto no funciona como estímulo económico. No es bueno, es malo.

Las tasas serían una pata, la otra herramienta que tienen los bancos centrales es la compra de activos. Pero como hemos comentado, el balance de la FED está cargado en exceso. No se han aprovechado estos años de bonanza para ir reduciéndolo, lo que hace que, en caso de necesidad, la reserva federal partiría con un balance mucho más abultado. ¿Es esto sostenible en el tiempo? ¿hasta que punto se puede imprimir dinero?.

según el autor, «Todo lo que pueden hacer es subir las tasas (lentamente), reducir el balance (despacio) y rezar para que la recesión no llegue antes de que las cosas vuelvan a ser «normales», probablemente alrededor de 2021. ¿Cuáles son las probabilidades de que la Fed pueda sacar esto antes de que llegue la próxima recesión?…existe una gran probabilidad de que la economía de los Estados Unidos entre en recesión antes de que la Fed esté preparada para sacarnos de ella.»

Llegados a este punto el dilema de la FED es intentar acelerar el endurecimiento de la política monetaria con mayores incrementos de las tasas de interés y reducir su balance a una velocidad mucho mayor o seguir al ritmo actual. Si optan por lo primero, probablemente sean ellos los que causen la recesión, si optan por lo segundo no llegaran a tiempo para salvar la economia. Total, la pescadilla que se muerde la cola.

Pero esto no es todo. Esperen y lean. En artículo de Brian Maher publicado ayer, vemos otro problema para la FED.

https://dailyreckoning.com/urgent-warning-fed/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+dailyreckoning+%28The+Daily+Reckoning%29

citamos «La Fed infló su balance en un cósmico $ 3,4 billones entre 2008-2015.Y sus tasas de interés ultrabajas hicieron que los dólares estuvieran disponibles casi de forma gratuita.Varios gobiernos, corporaciones y bancos de mercados emergentes se arrimaron al anzuelo.Y crearon sus propias montañas de deudas con dólares prestados… Más de $ 60 billones de deuda nueva surgieron durante este tiempo, gran parte en el extranjero.»

El incremento de tipos y el consecuente aumento de los rendimientos de los bonos del tesoro de EEUU atrae a los inversores a la vez que los aleja de la inversión en mercados emergentes. Los mercados emergentes deben ofrecer rentabilidades más atractivas para evitar la fuga de capitales, y a su vez necesitan de dólares para hacer frente a su deuda nominada en dólares. Pero el índice dólar está subiendo. Los emergentes tienen que pagar más para comprar dólares para afrontar su deuda y a su vez tienen que pagar más por los bonos que emiten. Mal asunto. No es de extrañar que tanto la India como Indonesia hayan pedido formalmente a la FED que deje de reducir su balance… cuando lo cierto es que no la FED no ha hecho más que empezar!!!.

Y a todo esto, Trump con su política fiscal está obligando al Tesoro a emitir deuda para poder financiarse, debido a una extraña política de decremento de ingresos fiscales e incremento del gasto público. Nos encontramos con un escenario en el que el tesoro está retirando dólares del mercado. Dólar dentro de EEUU, dólar fuera de emergentes.

Parece que la solución la tendría la FED relajando de nuevo su política monetaria, lo que llevaría a una rentabilidad de los bonos menor y a los inversores a buscar alternativas más rentables. Pero a su vez, la FED debería evitar reducir su balance para no drenar dólares del mercado, con lo que estaríamos de nuevo ante la pescadilla que se muerde la cola.

En  resumen, si la FED acelera su endurecimiento de la política monetaria, incrementa las posibilidades de una nueva recesión en EEUU a la par que «se carga» a las economías emergentes. Si por el contrario continua con su plan de ruta actual, es muy posible que no llegue preparado para la próxima recesión y no tenga herramientas con las que afrontarlas. Este plan de ruta actual tampoco está beneficiando a los emergentes.

La conclusión es que no se pueden utilizar las políticas monetarias con la alegría con la que se ha hecho. Las ayudas deben ser quirúrgicas y retiradas en su debido tiempo. El ser humano se acostumbra muy pronto a lo bueno y tiende a olvidar lo malo con demasiada facilidad.

Y de Europa ¿qué?, ¿hablamos otro día?…

 

Julio Fdez

Analista carteraglobal.com

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.