Trading y una octogenaria de las Islas Cayman

Antes de  ser emprendedor y dirigir mis propios negocios comencé picando piedra como cualquier hijo de vecino (absténganse ninis)

 

Fue hace muchos años ya, tantos que empiezo a darme cuenta de lo mayor que ya estoy, cuando aprendí una lección que siempre he recordado y que seguramente recordaré el resto de mi vida.

CURSOS DE TRADING

 

Y aplicable 100% a los mercados

 

Yo era joven y profesionalmente estaba en la cresta de la ola en un momento de bonanza económica y en un sector poco profesionalizado y, por tanto, con poca competencia. Por tanto era más o menos lógico que cualquier empresa que quisiera entrar en el sector pudiera fijarse en mi

 

¿He dicho ya que era joven?. Pues lo era

 

Con grandes ambiciones profesionales

 

Con experiencia multidisciplinar en una empresa líder del sector

 

Y llegó el Headhunter. Bueno, realmente era un bufete de abogados de Madrid representando a un grupo inversor extranjero. Pero queda muy bien lo de Head Hunter

 

Bien, querían implantar un modelo de negocio en España y no se les ocurrió otra cosa que comenzar por la costa del Sol

 

Marbella en particular

 

Allí tenía casa el amo y señor de aquel imperio

 

Pronto le conocí

 

Y pronto supe que si no fuera por todo el entramado financiero un tanto opaco, este señor hubiese figurado en la lista Forbes de las personas con mayor patrimonio del Reino Unido.

 

Incluso, varios años más tarde vi un cameo suyo en un episodio de los Simpson…

 

Acojonante.

 

Por cierto, lo llamaremos Sr Van Damme

 

Bien, me dieron un gran sueldo y plenos poderes

 

Eso si, los poderes me los otorgó una señora octogenaria domiciliada en las Islas Cayman

 

Toda una declaración de intenciones…

 

El Sr Van Damme era un obseso del trabajo

 

Cuando estaba en España, se levantaba a las 6 de la mañana y tras una hora de kárate empezaba a recibir a sus visitas. Una tras otra hasta bien entrado el medio día.

 

A mi solía citarme a las 7, aunque rara era la vez que despachaba con él antes de las 11.

 

Recuerdo que la primera vez , superé la larga espera alucinando con  su colección de fotos con la Reina de Inglaterra, con presidentes de EE.UU, con primeros ministros británicos y otros personajes que, sin saber quienes eran, se intuían importantes.

 

Un personaje

 

Mi  relación contractual con los ingleses duró poco, muy poco

 

Apenas 3 meses

 

Pero aprendí dos cosas que me han acompañado desde entonces.

 

Te contaré la primera

 

Yo me había mal acostumbrado muy rápido a ver pasar millones de euros a través de la cuenta corriente de mi unidad de negocio. Tan pronto aparecían 15 millones como desaparecían al día siguiente…

 

Millones de euros

 

Por eso me resultó un tanto extraño que, en plena obra de uno de los establecimientos, cuestionase un presupuesto “insignificante” de unos pocos miles de euros a un contratista.

 

El tiempo acuciaba y yo necesitaba terminar la obra cuanto antes.

 

Cuando le pedí explicaciones me respondió

 

Amigo Julio, en la vida hay 2 tipos de dinero

 

El dinero

 

Y TU DINERO.

 

“Vaya tontería que me acaba de soltar este tio”

 

Pues tenía más razón que un santo

 

Aplícate el parche en los mercados

 

Busca paralelismos entre cuenta real y cuenta demo.

 

Con las dos puedes hacer lo mismo

 

Operar

 

Desarrollar tus estrategias

 

Poner Stop Loss

 

Pero cuando se trata de una cuenta real, la cosa cambia

 

Cambia mucho.

 

Dejemos la historia del abuelo.

 

¿Cuentas demo? ¿Si o no?

 

Hay quien se pasa años trabajando con una cuenta demo y nunca da el paso a real.

 

Después está el novato que directamente se lía la manta a la cabeza y comienza a operar en real.

 

Mal lo primero

 

Mal lo segundo

 

Pero es mi opinión

 

Ni mejor ni peor que la tuya, solo es mi opinión.

 

Me da la sensación de que acabamos de abrir un interesante melón, como hemos alargado mucho esta historia, continuaremos en el siguiente post.

 

Pd- ¿La segunda lección que aprendí del Sr Van Damme?. Es más interesante que la primera y es, en última instancia lo que me ha traido hasta aquí.

No tardaré mucho en revelártela

 

Si quieres recibir cada mañana un mail como este, sin necesidad de tener que esperar 6 meses para que lo publiquemos en la web, puedes suscribirte desde aquí:https://mailchi.mp/ad5aaebcce6a/lanewsletterdejuliofernandez