La onda de Elliot: 10 reglas básicas que deberías conocer.

Me gusta insistir en la teoría de la onda de Elliot ya que, pese a no ser ni mucho menos el Santo Grial, es una herramienta que nos puede ayudar y mucho en la percepción de la estructura que tiene el precio. Si bien es cierto que no es una bola de cristal que pueda predecirnos el futuro, hay que tener en cuenta que su conocimiento puede llevarnos si no  a preveer si a la asignación de unas probabilidades sobre el camino que puede tomar el precio.

Evidentemente no se trata de ser el mejor analista de Elliot, pero si de ser el mejor operador posible y,  para ello me puedo ayudar del conocimiento de unos conceptos básicos sobre esta teoría.

El estudio de la onda, puede ser bastante tedioso, pero vamos a intentar simplificar esto a través de la aplicación de unas reglas muy básicas, veamos:

1.- El precio se mueve a través de pautas de impulso y de pautas correctivas. La fractalidad del mercado hace que continuamente nos vayamos encontrando micropautas dentro de pautas, da igual en el gráfico o espacio temporal que operemos, siempre nos vamos a encontrar esta estructura.

 

2.- Un impulso viene acompañado de 5 ondas. Tres siempre irán a favor de la tendencia principal (impulsivas) y 2 corregirán parte del impulso previo (correctivas).

 

3.- Regla de la semejanza. Para poder comparar 2 ondas y tratarlas como semejantes, la segunda debe medir al menos el 33% de la precedente. Si no es así, estaremos ante una onda de grado menor.

 

 

 

4.- La onda 2 no puede retroceder nunca por debajo de 1. Quizás la regla más simple de todas.

5.- La onda 3 nunca será la más corta, puede que no sea la más larga, pero nunca será la más corta.

 

6.- La onda 4 no debe solapar la onda 1, salvo en pautas terminales y diagonales de inicio. La 4 en ningún caso retrocederá por completo la onda 3.

 

 

7.- Debemos poder trazar una línea de tendencia de forma limpia entre el final de onda 2 y el final de la onda 4. Esta línea 2-4 no puede ser invadida.

 

 

8.- Regla de la alternancia entre 2 y 4. Estas dos ondas nunca podrán ser iguales, tendremos que encontrar diferencias al menos en uno de estos tres parámetros: Profundidad, entendido como el porcentaje de retroceso sobre la onda anterior. Estructura, entendida como la «forma» de la corrección. Y el tiempo que tarde en formarse la pauta correctiva.

 

 

 

 

9.- Si partimos de una posición 0, tras un impulso, vendrá una corrección y a continuación, como mínimo, otro impulso.

 

10.- La onda 5 generalmente superará el máximo alcanzado por la onda 3, salvo en los fallos de quinta, donde la 5 debe tener al menos el 38% de la longitud de 4.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.