¿Qué son los CFD?

cfd

¿Qué es un CFD?

CFD son las siglas en Inglés de contrato por diferencias. Es un instrumento financiero sintético que replica (con mayor o menor fidelidad) a un activo subyacente y en el que se negocia sobre la diferencia existente entre el precio de apertura y el del cierre de la operación.

¿Por qué operar CFD ?

Los CFD permite operar sin necesidad de adquirir el activo. Imaginemos que queremos comprar 1000 acciones de BBVA a 4.25, si las adquirimos en propiedad tendríamos que desembolsar 4250 euros, más las comisiones del broker, más canón de la bolsa…

CURSOS DE TRADING

Si en lugar de comprarlas, utilizásemos los contratos por diferencia para realizar esta operación, tan solo deberíamos hacer frente a una garantía que nos solicitará el broker y que habitualmente llamamos margen. Si el broker está regulado por la normativa ESMA esas garantías están regladas para evitar el exceso de apalancamiento. Es decir, si el margen que solicita el broker es demasiado bajo, nosotros, con una pequeña cuenta podríamos abrir posiciones abultadas, incurriendo en riesgos excesivos. Este es el motivo por el que dentro del sector financiero no se termina de ver con buenos ojos a este tipo de productos: a través del apalancamiento se permite a perfiles inexpertos operar grandes sumas de capital, dando la posibilidad al operador de generar grandes ganancias, pero también grandes pérdidas.

¿En que mercados podemos operar con este producto?

En sus inicios, los CFD era un instrumento pensado para operar índices (DAX30, Sp500, Nasdaq…) y FOREX. De hecho aún muchos brokers se limitan a ofrecer este producto solo para esta clase de activos subyacentes. Poco a poco la oferta se ha ido extendiendo hasta el punto que determinados brokers tienen un abanico de CFD amplísimo, a los mencionados índices y FOREX han añadido commodities, sectores, bonos e incluso acciones, haciendo posible que un operador pueda negociar casi cualquier tipo de activo a través de este instrumento.

¿Es el CFD adecuado para mi?

Como hemos comentado, el CFD se hizo muy popular ya que permitía entrar en un mercado tan «exclusivo» como el financiero a cualquier persona con muy pocos recursos y esto es positivo, pero también es cierto que también ha atraído a muchos participantes con poca formación, que ven este negocio como un juego de azar, como si de una prolongación de los casinos y salas de juego virtuales se tratase. De hecho, abundan los brokers o pseudo brokers de mala calidad que buscan precisamente este tipo de perfiles como su público objetivo.

Para responder a la pregunta que encabeza esta sección, te recuerdo una vez más que este negocio está pensado para que perdamos. Si usas un gran apalancamiento, lo más probable es que pierdas mucho, solo tienes que ver los datos que ofrecen los brokers (están obligados) sobre sus clientes. El apalancamiento es bueno en su justa medida y siempre y cuando tengas la formación suficiente para saber y/o comprender en que fase está el mercado.

En este sentido si defiendo el uso de los CFD al igual que cualquier otro producto financiero. Si conocemos su funcionamiento y sabemos como leer el mercado las ventajas que ofrece son muchas.

Trading con CFDs, coste de la operativa.

La mayoría de brokers de CFD nos cobrará un coste llamado spread (diferencia entre precio de venta y de compra) cuando trabajemos con CFDs en FOREX, índices o Commodities.

Cuando hagamos trading con acciones a través de CFDs, lo normal será que nos cobren una comisión por abrir la posición y otra por cerrarla. Si bien es cierto que las diferencias entre «spread» de los distintos brokers suele ser ajustada, en el caso de las comisiones por compra-venta de acciones a través de CFD podemos encontrar grandes diferencias entre brokers.

El CFD puede ser ideal si trabajamos a muy corto plazo, intradia o scalping, o incluso si hacemos swing trading de muy pocos días de duración. Pero trabajar a más largo plazo nos supondrá comisiones extra, ya que tendremos que afrontar el coste de financiación (por apalancamiento y margen) por cada día que tengamos una posición abierta. Si mantenemos una posición durante escasos días, el coste no será excesivo, pero esto hace que no sea la herramienta más adecuada para trabajar en el largo plazo.

 

Operar ETFs

Una de las ventajas de operar este producto que no muchos conocen, sería la posibilidad que nos brinda de operar tomando como subyacente ETFs americanos, los que MiFid II nos ha prohibido a los inversores minoristas europeos.

En este caso, si utilizamos los CFD para operar a un horizonte temporal mayor de un día, es necesario conocer la tarifa swap que nos cobrará nuestro broker por mantener posiciones abiertas.

Gestión monetaria, la clave para trabajar con CFDs.

Si piensas que con el uso de los CFDs puedes hacerte millonario en 2 días, lo más seguro es que termines arruinado en un par de operaciones. El CFD puede ser un producto muy seguro, al menos tan seguro como cualquier otro activo, pero siempre que se aplique una gestión monetaria coherente. Es conveniente tener muy controlada nuestra UNIDAD DE RIESGO ya que está será la llave que nos permita trabajar con seguridad. La variable que hace que este negocio se convierta en una carrera de fondo y no en un sprint está en la correcta gestión monetaria.

Si crees que tu punto flaco está aquí, puedo ayudarte a través de nuestra Academia de Trading. Puedes visitarla haciendo click aquí.

¿Qué Broker  recomiendo?

Hoy en día el negocio de los CFD está muy extendido y podemos encontrar cientos de brokers campando por internet y, por supuesto, no todos ellos son de garantías. No existe el broker perfecto, pero si que podemos poner una serie de filtros que nos ayuden a elegir correctamente.

A la hora de elegir un broker, recomiendo (sobre todo si estás comenzando en esto del trading) huir de los que no están regulados por la normativa ESMA. También es importante que estén autorizados y registrados en un organismo de control, como puede ser la CNMV en España.

También, y ya hablando a nivel operativo, es importante que ponga a nuestra disposición un amplio abanico de producto sobre el que trabajar: índices, forex, commodities, bonos, acciones, etfs…

Importante también será controlar el coste del spread (la comisión que nos cobrará en cada operación). Existen brokers que cumplen todos los requisitos anteriores pero que luego resultan muy caros.

Por supuesto, el cobro de comisiones ajenas a la operativa. Desconfío de aquellos brokers que ponen trabas a la hora de hacer retiradas de efectivo introduciendo comisiones por este motivo.

Para terminar y no menos importante, que tengan un buen servicio de atención al cliente por si en un momento dado debemos realizar una reclamación.

Otras entradas en las que hablamos de CFD en carterglobal.com

El problema no es el CFD, es el apalancamiento mal controlado.

CFDs, Brokers y Apalancamiento.

¿CFD sobre acciones? Ventajas e inconvenientes.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.