Desmontando el ruido de los mercados.

Para todos aquellos que empiezan en el trading o aquellos que no disponen del tiempo suficiente para dejarse las pestañas en las pantallas durante jornadas diarias que pueden llegar a ser maratonianas, siempre se ha recomendado  trabajar con estrategias de swing trading y en gráficos de H4 para arriba.

Nos dicen (y yo también lo mantengo) que mientras más «grande» sea el time frame, menor ruido de mercado nos vamos a encontrar. Seguro que esto lo hemos oído decir en multitud de ocasiones. Pero, ¿qué es ese ruido?, ¿existe realmente o se trata del cuento del  hombre del saco aplicado a los mercados?.  Cuando se habla de ruido  generalmente se suele relacionar con caos en «los gráficos».

Los que me leen con cierta regularidad ya saben que soy un claro defensor del anticaos del mercado, aún así puedo recomendar una visita a esta guía  para que puedan comprender cual es mi visión a este respecto.

Para mi la bolsa es, ante todo, un negocio. En en negocio global en donde las mayores empresas del mundo se juegan los cuartos, es poco comprensible que estas grandes corporaciones puedan dejar su dinero en manos del azar, como si de un casino se tratase. Los grandes inversores ( fondos, mano fuerte o como queramos llamarlo) tienen una cuenta de resultados, con su presupuesto de ingresos y con su correspondiente presupuesto de gastos. Su actividad no puede ser cuestión de suerte. Suerte sería ganar un año si, otro no, dos años si, tres no… Me niego a pensar que los mercados financieros son caóticos, todo está debidamente estructurado o manipulado, como lo quieran llamar.

 

En el siglo pasado un señor llamado Elliot desarrolló una teoría estructural que sigue estando muy vigente (con unos pocos seguidores y legiones de detractores), basado en el sentimiento de la masa. Este «arbolito» que ya hemos visto en anteriores ocasiones, marca la estructura del mercado.

 

La teoría está muy bien, pero vayamos a gráficos reales. Es muy fácil trabajar con estructuras a largo plazo. Por ejemplo, si pongo este gráfico del DAX Xetra en semanas, no hace falta ser un gurú de la teoría de la Onda de Elliot  para entender la estructura que tenemos desde el año 2009, pero conforme vamos bajando los gráficos empezamos a tener mayores dificultades para entender dicha estructura. Entonces, ¿quiere esto decir que el mercado está ordenado en el largo plazo pero en el corto reina el desorden?. Sabemos que el mercado es fractal, equivalente a esas famosas muñecas rusas, las estructuras se van repitiendo una detrás de otra conforme vamos reduciendo nuestros gráficos.  Comencemos:

Si nos centramos en el recuadro sombreado, veamos que hay dentro si hacemos un zoom con gráfico diario:

En esta nueva temporalidad, aún es fácil de ver. De nuevo he vuelto a sombrear otra «área», otra ves en una onda 5. Volvamos a aplicar la lupa, (¿recuerdan el concepto de triple pantalla?) tomando ahora como referencia un time frame de H1.

La cosa se complica un poco más, pero seguimos trazando nuestra pauta de impulso. Repetimos, por última vez, aplicando un zoom en gráficos de 15 minutos:

No vamos a insistir más, incluso en este último gráfico hemos señalado la estructura (en rojo) que tendríamos en gráficos de 5 minutos. Podemos seguir descendiendo hasta segundos o incluso ticks, que las estructuras se van a mantener. Eso si, no todo es tan sencillo como ver impulsos de 5 ondas o correcciones de 3, debemos tener unos conocimientos básicos de estructuras para reconocer lo que está haciendo el precio y que posibilidades podemos tener a continuación.

Vemos como el mercado sigue estando ordenado conforme vamos bajando de time frames. Entonces, ¿por qué decimos que hay ruido?. Cuando reducimos tanto nuestro gráfico, nos obligamos a seguir con una atención completa los movimientos del precio, sin pestañear, para ir comprendiendo la estructura que dibuja, no solo lo que ha quedado atrás, si no también las distintas posibilidades que quedan por venir. Prácticamente debemos focalizar nuestros 5 sentidos en el gráfico, concentración suprema.

A nivel analítico siempre decimos que a toro pasado es muy fácil ver las estructuras, pero lo que a nosotros nos debe interesar no es tener un buen análisis, si no una buena operativa, y  aquí radica la dificultad. Controlar las estructuras en el corto plazo supone una dedicación casi en exclusiva y es mentalmente muy agotador, por eso cuando no tenemos la capacidad para hacer este seguimiento, hablamos de ruido o de manipulación por parte de las máquinas de alta frecuencia.

Mis alumnos y los miembros del Club ya me lo han oído decir en varias ocasiones, yo intenté operar en base a la estructura de la onda de Elliot en varias etapas de mi carrera como operador. Ojo, insisto en  que no es lo mismo analizar que operar. Las dos primeras ocasiones en las que me enfrenté a Elliot tuve que dejarlo como causa perdida, ya que los resultados no fueron nada satisfactorios. Como en el dicho popular, en mi caso a la tercera fue la vencida, y en esa tercera ocasión lo hice intentando comprender el sistema en gráficos de 1 minuto, donde se supone que está todo el ruido del mercado. Aquí fue donde realmente aprendí a operar Elliot y donde comenzó mi camino hacía la consistencia dentro de esta profesión. Fueron unos 6 meses en los que analicé y operé  miles de pautas de impulso y de correcciones de todo tipo. Una etapa muy enriquecedora pero que a su vez supuso un nivel de estrés muy elevado, eran 8-10 horas al día sin quitar el ojo de la pantalla y solo operando un índice, el DAX. Ni que decir tiene que hace tiempo que tomé la decisión de irme a gráficos de H1, huyendo del molesto ruido.

A día de hoy y en contadas ocasiones, en intradia, cuando estoy delante de las pantallas y me saltan alertas por que el precio ha alcanzado zona focal, incluso bajo a gráficos de 1 segundo para ver estructuras.

Que tengan un muy buen fin de semana.